El control y la gestión de la capacidad de acogida, una medida necesaria para la conservación

Durante los últimos años se están desarrollando factores que provocan que unas desconocidas y remotas playas usadas antiguamente por tan sólo unos pocos, estén sufriendo en la actualidad una demanda tan intensa que pone en peligro la singularidad de estos lugares naturales y su entorno. La mayor información disponible de las maravillas de este lugar, la reducción de los tiempos de desplazamiento por carretera, la promoción de este lugar por redes sociales u otros medios digitales o la mayor demanda de la sociedad de lugares naturales son algunos de estos factores que han producido durante la última década un aumento exponencial en el número de visitantes de este enclave protegido.

Playas Calblanque Arturo y Dentoles

Playas naturales de Calblanque, Arturo y Magre

Cada vez existe mayor información entre la sociedad de las características de las playas naturales de Calblanque, como lugares inmersos en la naturaleza donde se puede disfrutar enérgicamente del mar, el paisaje y los recursos naturales. Este lugar está exento de las altas densidades de visitantes y el colapso que presentan otras playas, pudiendo disfrutar cada visitante de una superficie media de playa de 35-40 m2 (¡incluso hasta 350-400 m2 para una sola persona!), con distancias entre grupos de visitantes que fácilmente superan los 10-15 m y con la posibilidad de poder disfrutar de la flora o la fauna que nos brinda este fantástico lugar.

Coincidiendo con este incremento de visitantes, los responsables de la gestión de este espacio natural han realizado numerosas e importantes mejoras (delimitación perimetral de aparcamientos, eliminación de aparcamientos en áreas dunares o sensibles, instalación de señales informativas, etc). A pesar de estos esfuerzos, la gran afluencia de público ha requerido que se lleven a cabo durante el periodo estival controles de acceso, con el fin de evitar que el número de visitantes supere la “capacidad de acogida sostenible” para garantizar la conservación de estas playas naturales.

Playa Dorada o Dentoles

Playa Dorada o Playa Dentoles, donde rara vez se superan los 20 visitantes de forma simultánea

Para llevar a cabo este control de acogida de visitantes, se atiende principalmente al parámetro más restrictivo, que es la capacidad de acogida en playas,porque de la densidad de ocupación de playas depende la satisfacción del visitante, así como la conservación de la flora y fauna próxima a los senderos y su entorno. No hay que olvidar que estas playas se encuentran circundadas por importantes sistemas dunares muy frágiles y que se deben conservar debido a su alto interés natural.

No hay que olvidar que en la lucha por conservar los recursos naturales, culturales y paisajísticos, existen numerosos espacios naturales (playas de Monsul y Genoveses en Almería, Los Chorros del río Mundo en Albacete, Playa de Los Muertos en Carboneras-Almeria, Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares en Madrid, etc.) que han optado por llevar a cabo medidas similares. Incluso hay playas que se han prohibido el acceso con vehículos a motor en periodo estival como es el caso de Cantarriján en Almuñécar-Granada.

Estas medidas de control de capacidad de acogida inciden en la seguridad de uso para el visitante, en la conservación de los recursos naturales y en la satisfacción general del visitante. A nadie le gustan las restricciones  y menos en vacaciones, pero todos debemos entender que es necesario establecerlas para un mejor funcionamiento.

Playa Parreño

Playa Parreño

En este contexto es importante que se tenga en cuenta la opinión del visitante con el fin de retroalimentar y mejorar estos sistemas de control de acceso. Con este fin, desde la plataforma digital “Playas de Calblanque” se han lanzado 2 encuestas para conocer la opinión del visitante en lo referente a:

a) ¿Le gustaría que existieran exenciones al pago por la entrada con vehículos a motor a las playas en periodo estival? ¿Quién debería estar exento de pago?

b) ¿Cuál es su prioridad a invertir el remanente económico del control de accesos una vez pagados los gastos de nóminas y gastos sociales los vigilantes?

 

El esfuerzo que hoy dediquemos al uso sostenible de los recursos naturales servirá indudablemente para que las generaciones futuras puedan disfrutar de un medio ambiente incluso mejor que el actual. ¡Esto es lo que nos mueve y nos moverá!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *